Para dejar de fabricar hombres

La clase obrera va al pariso (http://www.youtube.com/watch?v=zm78XnWN7MU)

La clase obrera va al pariso (http://www.youtube.com/watch?v=zm78XnWN7MU)

“yo llevo trabajando desde los 14 años”

“a mí nadie me ha regalado nada”

“queremos pleno empleo”

“sí, pero creará puestos de trabajo”

“vienen de fuera y nos quitan el trabajo”

“menos protestar y más trabajar”

“pero no os ha faltado de nada, yo he cumplido”

La descomposición de la vida a la que estamos asistiendo abre posibles para resquebrajar subjetividades que sirven de soporte al régimen patriarcal-capitalista-colonial. Históricamente, la economía heteropatriarcal moderna, el capitalismo, definió y puso el “trabajo” como requisito central de “lo hombre” en clases burguesas y obreras. En este sentido un hombre (cisgénero-heteronormativo) es un efecto del dispositivo biocapitalista de producción de fuerza de trabajo y del dispositivo biopatriarcal de producción de control social-sexual sobre cuerpos que no se sabe lo que pueden… Un hombre es un cuerpo-engranaje donde el capitalismo y el patriarcado, donde el trabajo y la masculinidad, se hacen carne.

La última reforma laboral ha situado a “los hombres” (como grupo estadístico, como producto biopolítico) en la misma posición en la que se nos había colocado a “jóvenes”, “mujeres” y “migrantes” con las reformas neoliberales anteriores: desempleo y contratos precarios. Muchos hombres que estructuralmente mantenían la posibilidad de ejercer el rol de proveedor principal y que han construido sus biografías y su identidad personal desde ahí durante mucho tiempo (desde la familia heterofuncional y las relaciones de mercado) hoy se ven desubicados.

Han comenzado a detectarse demandas de asistencia sanitaria con malestares inespecíficos por parte de “estos hombres”, cosa que venían haciendo las mujeres desde hace mucho tiempo. Depresiones, intentos de suicidio… Con la intención de evitar la psicologización del problema social vivido en primera persona y la medicalización (que es lo que hace el aparato psico-sanitario con el malestar) se puso en marcha un proyecto de deconstrucción del vínculo entre masculinidad y trabajo partiendo del malestar vivido en el cotidiano y en la piel. Se trata de un proceso de formación politizador con efectos terapéuticos, pasando de una subjetividad trabajadora a una de RECHAZO AL TRABAJO

Dejo dos vídeos de un grupo de hombres que se ha hecho autónomo a partir de esta experiencia formativa

<p><a href=”http://vimeo.com/72541395″>El Silencio Roto</a> from <a href=”http://vimeo.com/balancindeblancos”>Balanc&iacute;n de Blancos</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

Acerca de atorovlac

Escribo desde la frontera sur de europa a partir de la pregunta "¿cómo resistir?" que le hago todos los días al hombre blanco capitalista que me sujeta
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s